Firma

Retribución en especie

En España, la retribución en especie es una forma de pago en la que el trabajador, en vez de recibir la remuneración de parte los servicios prestados a la empresa en efectivo, recibe un abono con servicios o bienes. 

Este tipo de retribución, constituyen un ingreso real para el empleado y deben ser reflejadas adecuadamente en su nómina. Esto implica que, al calcular el salario, es esencial considerar las regulaciones del Impuesto sobre la Renta de
las Personas Físicas (IRPF).

Es importante tener en cuenta que existe un límite para este tipo de compensación: las retribuciones en especie no pueden exceder el 30% del salario total del trabajador en ningún caso. Comprender este y otros conceptos clave es esencial para una correcta interpretación de la nómina, facilitando así la comprensión para todas las partes involucradas.:

Puesto que las retribuciones en especie son rendimientos de trabajo deben aparecer en la declaración de la renta. Recordamos que el pago en especie o salario en especie cotiza a la Seguridad Social, por tanto, da lugar a retenciones del IRPF.

Es importante destacar que algunos beneficios y servicios que reciben los empleados no se consideran retribuciones en especie, lo que significa que no están sujetos a impuestos. Esto puede representar un ahorro fiscal significativo en la declaración de la renta, tanto para el trabajador como para la empresa.

Para el empleador, la retribución en especie no solo es una herramienta para fortalecer su imagen de marca empleadora y retener talento, sino que también puede ser ventajosa en la negociación salarial y, en ciertos casos, resultar en una deducción de las cotizaciones a la Seguridad Social.

Es importante incluir la retribución en especie en el contrato de trabajo y reflejarla en la nómina, ya que se considera a efectos del impuesto sobre la renta.

Related Posts

Traducir »